"Porque sigue ahí"

"Porque está ahí"
George Mallory
*fue de los primeros montañistas en tratar de conquistar el Everest, y la frase su respuesta a por qué quería escalar la montaña.

Una vez escribí un artículo para Rincones De Mi País tratando el tema del ascenso y conquista del Pico Duarte, de una manera más personal y motivadora, lo dejo junto al título de esta entrada, la cual sería mi respuesta habitual al por qué regresar. Me parece que el escrito se explica por si solo:

Conquistar el Pico Duarte
Por: Saúl Santana Taveras

De pequeño siempre he quedado extasiado ante los paisajes montañosos, disfrutaba de ellos solo a través de la ventana del vehículo cada vez que iba de viaje con mi familia hacia el interior del país. Las montañas que acompañaban la carretera constantemente llamaron mi atención, sobre todo las de la Cordillera Central las cuales fueron las que más tuve oportunidad de contemplar en los paseos familiares.

De manera constante me hacia la pregunta de cómo sería el caminar entre ellas, verme en esos senderos intramontañosos rodeado de árboles, con nada más que el camino hacia la cima. Esa pregunta se mantuvo latente por mucho tiempo en mí, con esa mezcla de curiosidad y emoción por experimentar lo desconocido, hasta que por fin, se me presentó la oportunidad de realizar un viaje hacia la misma Cordillera Central y conocer personalmente la elevación montañosa más alta de todo el Caribe, el Pico Duarte.

Parte de los parques nacionales J. Armando Bermúdez y José del Carmen Ramírez, el Pico Duarte es un asenso obligatorio para todo excursionista en busca de aventuras y todo aquel amante de la naturaleza. Recorrer los senderos que llevan hacia la cima son una de las experiencias más integradoras que se pueden tener con el medio ambiente y hasta en lo personal, y es que en las distintas rutas que se pueden tomar para alcanzar el pico, se experimenta un cambio, una especie de expansión mental y el contacto con lo natural que se hallaba perdido entre el ajetreo de una vida rutinaria y recluida entre paredes de concreto renace en nosotros, dejando todo problema de la bulliciosa urbe detrás. Nuestros sentidos se intensifican, se ven exaltados ante los maravillosos paisajes, paisajes de magníficos ríos, ríos que emergen de las propias montañas y cuyos nacimientos alimentan a las principales corrientes de aguas del país, todo esto acompañado por el hermoso canto de nuestras aves silvestres.

Con una altura de 3,087 m.s.n.m. el bien llamado “Techo del Caribe” presenta un desafío para todo aquel no ha tenido la experiencia física del asenso a una montaña, desafío que vale la pena, por mucho, atreverse a conquistar. La persona promedio puede realizar el asenso sin la ayuda extra de los animales de monta, de hecho la dura caminata es bien recompensada por la grandiosa experiencia vivida y resulta mucho más gratificante cuando se logra hacer el recorrido completo a pie. En los distintos trayectos se pueden apreciar nuestros pinos criollos, árboles endémicos de la isla , los cuales son los grandes protagonistas de los bosques húmedos que cubren estas montañas, bajo el cobijo de su sombra se proyectan los caminos, los cuales siguen su curso serpenteando entre las montañas y guiando hacia la próxima loma a subir, haciendo de cada cima conquistada una pequeña victoria que va sumando regocijo al viaje hasta que se llega a la gran meta final, el Pico Duarte, el mismo descansa en el Valle de Lilís, valle que junto sus pajones de montaña dan la bienvenida a todo excursionista visitante, anunciándoles la última etapa del asenso, sin importar la ruta que se tome hay que llegar hasta aquí.

Desde el Valle de Lilís solo restan 1.2 km para alcanzar la anhelada cima, de ahí en adelante comienza el tramo que para muchos es el que menos tiempo se toma en subir. Al comenzar este asenso las ansias y emociones se multiplican, creciendo a medida que nos acercamos. En este 1.2 km el excursionista generalmente experimenta un recuento interno de todo el viaje realizado acompañado por ese entusiasmo de finalmente llegar a la cumbre. Con cada paso el paisaje se torna más rocoso, señal de que se está más cerca, los pinos que nos han acompañados durante todo el trayecto abren paso ante los grandes macizos rocosos que germinan de la tierra junto a los fieles árboles. En la cima lo primero que nos recibe es el letrero: Bienvenidos al Pico Duarte; un poco más arriba nos espera el patricio que con sus ojos seguros y serenos nos da la recompensa, que cual corona de laurel nos llena de regocijo y satisfacción ante el reto alcanzado, todo bajo los tonos tricolor de la hermosa bandera que ondea orgullosa desde su asta más alta.

Conquistar la cima y estar ahí, contemplar desde lo más alto la belleza de lo creado, contemplar y dar gracias. Sentirse dueño del mundo ante el paisaje desplegado bajo nuestros pies, admirar esa sublime belleza y reconocer que cada gota de sudor derramada ha valido la pena. Allá arriba se respira y en cada inhalación llenamos nuestro corazón de un regocijo cubierto de orgullo y es entonces cuando comenzamos a renovar las fuerzas, renovamos las fuerzas de ese día, las del viaje, renovamos las fuerzas de todo el año… Ahí dejamos nuestra pesada carga, cambiamos la mochila por una más ligera y más fácil de llevar, esta viene cargada de sueños, hermosas imágenes, historias para contar y nuevas amistades. Del Pico Duarte bajamos y ya no volvemos a ser iguales, la renovadora experiencia se hace parte de nosotros. Los colores, el frescor y los sonidos de la montaña se quedan con nosotros para siempre.


12 comentarios:

Elsa Johanna dijo...

Yo quiero iiiiirrrrrrr, ahora mas despues de haber leido esta entrada. No hay manera de volver antes del 5??? Es que ese dia entro a trabaja :(

Emanuel M. dijo...

"Del Pico Duarte bajamos y ya no volvemos a ser iguales" definitivamente esa es la frase.

Abbandon dijo...

"Allá arriba se respira y en cada inhalación llenamos nuestro corazón de un regocijo cubierto de orgullo y es entonces cuando comenzamos a renovar las fuerzas, renovamos las fuerzas de ese día, las del viaje, renovamos las fuerzas de todo el año… Ahí dejamos nuestra pesada carga, cambiamos la mochila por una más ligera y más fácil de llevar, esta viene cargada de sueños, hermosas imágenes, historias para contar y nuevas amistades."





Recojan esta baina, que se hablò todo ya.

Amit dijo...

ya kiero ir :)

Gigi en Gigilandia dijo...

Hola

El Pico Duarte para mi ha sido una de las mejores experiencias en sentido general.
La gente de Desde el Medio tour la hará del 21 al 24 Enero, pueden llamar al 809 472-4422 no sé si todavia hay cupo.
Vale la pena hacerla, esta será mi segunda vez y estoy insoportable de emocionada.

Betsaida M. dijo...

Excelente! Más que conquistar el Pico, yo creo que él nos conquista a nosotros, en el sentido de que como tú dices, de ahí bajamos y no somos los mismo. Sus paisajes, sus senderos, la experiencia nos conquista y nos transforma. Disfrútelo mucho, como siempre.Feliz ascenso.

VALENTIN dijo...

Nostalgia me da este escrito, de hecho creo que ire nuevamente este año y vivir momentos inolvidables en un lugar que en verdad te cambia la vida ...
Saludos saul, bendiciones inmensas para ti y los tuyos en este 2010...

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Que interesante, ese relato me recuerda cuando fui al cerro Chirripo el más alto de Costa Rica, siempre pasábamos por la carretera Interamericana, y desde niño oía decir que por esos senderos se llegaba al Cerro Chirripo.

Un lugar también de más de tres mil metros sobre el nivel del mar, cualquier cosa p pesa demasiado, ya que el aire es mas escaso, y hay que reservar las cabañas con meses de anticipación, ya que siempre están ocupadas.

Arriba es increíble, hay agua congelada y parajes desérticos pero fríos, es algo muy intenso, ya que la única manera de llegar es a pie.
Saludos

luna*azul dijo...

Usted cuando vuelve a vivir por este mundo de los escritos?

Ernesto dijo...

He subido el pico 2 veces ya :D

Mayi dijo...

Hasta yo quiero ir :)

Rakel Elke dijo...

Saul por dios la letra mas grande unos cuantos chines mas grandes que me cuesta trabajo leerlo....será la edad jajajaajajaj....

Besos