Yo nací en Macutico



Valle del Macutico (2,000 m.s.n.m.)

Foto: Félix Espinal



Desde que tengo memoria la naturaleza siempre ha despertado en mi curiosidad, recuerdo de pequeño, como quedaba cautivado ante los escenarios montañosos en la carretera cada vez que hacíamos una visita a los abuelos en el interior. Pero por alguna razón o razones que se dieron en mi niñez y adolescencia, nunca pude llevar esa pasión a algo más que admiración y curiosidad y sólo me limitaba a estudiarla y aprender, de la manera teórica, pero claro, con su respectiva monteadita en alguna finca, matorral o loma cercana cada vez que podía. Ya de adolescente, no se, como que se me sepultaron todos esos deseos y tuve que dejarlos ir por el momento, los guarde, dejándolos en un estado de latencia en espera de la oportunidad para despertar, y la adolescencia me paso sin ton ni son.

Ya en la universidad me encontré con más libertades, más independencia y por primera vez sentía que el tiempo lo podía emplear en lo que quisiera, es entonces cuando se me presenta la oportunidad de conocer el Pico Duarte. La ruta era es ascenso tradicional (Manabao, Jarabacoa), pero bajando por San Juan (Sabaneta), esta última poco frecuentada razón por la cual sólo era mi grupo en el camino a partir del Pico. En medio de esta ruta se encontraba El Valle del Macutico, en lo que a mi respecta mi valle favorito, por su desolación, su tranquilidad, su paz, pero sobretodo su magia. Tengo que admitir que todo el viaje me cambió la vida para siempre, pero fue en ese lugar, en Macutico, donde experimenté esa renovación, me sentí restaurado, el ser latente en mi despertó, ahí mismo, entre las tablas viejas de la caseta, entre los pajones, el sonido del viento y el frió, volví a mi estado original. Realmente la sensación fue indescriptible y sólo puedo definirla de esa manera, un nuevo nacimiento, un despertar en mí, Macutico marcó la unión entre lo que era el "yo" de antes y quien soy ahora. Ahí fue donde broto el amor, la pasión y el deseo de conocer y proteger la naturaleza, creció y a partir de ese viaje, de ese momento, ha ido expandiéndose exponencialmente. Mi acta de nacimiento podrá decir otro lugar, pero mi nacimiento, mi verdadero nacimiento fue en Macutico.


Foto: Valle del Macutico (Felix Espinal ©)
♪: En el País de la Libertad - León Gieco
Status: mirando hacia atrás

19 comentarios:

Ernesto dijo...

Hey tu blog me parece interesante, quisiera poder estar en contacto con la naturaleza como para poder tomar tomas como esa, pero k le va uno a hacer....

Pasate por mi Blog un dia de estos...!!!

Anónimo dijo...

Hola Saul, me encanto tu Blog. No sabia que tenias esa faceta de escritor. Te felicito...excelente trabajo.
Me senti identificada con lo que escribiste sobre Macutico, creo que ademas de ti, todos los que fuimos a ese viaje tuvimos ese mismo sentimiento....Dios esta en ese lugar, porque solo se respira PAZ!
Nos vemos en el proximo viaje...
Felixiana Espinal

Abraham Frias dijo...

Saul...se perfectamente lo que quieres transmitir en este post....me paso igualito..pero en el sur, con la Biosfera (Jaragua-Bahoruco-Enriquillo)...

Osea que mi Acta de Conservacionista esta especificamente en el Lago Enriquillo....

Eyy tienes que ir a Macutico a Renovar la cedula...

Medea dijo...

jejejejej estoy totalmente deacuerdo contigo..

hey no importa en el tiempo en que nos lleguen las cosas o que nos impacta sino el como :)

bendiciones

vidaenmovimiento dijo...

Eso que dices me parece adorable y te admiro ademas por ese amor q le profesas a nuestra naturaleza; hasta ese tipo de amor esta en via de extincion junto con otros mas, nunca cambies, cultiva y promueve eso que sientes. Quien sabe, talves uno por uno logramos salvar el poco de mundo q nos queda.

un beso.

Arli

Rakel Elke dijo...

El individuo ha luchado siempre para no ser absorbido por la tribu. Si lo intentas, a menudo estarás solo, y a veces asustado. Pero ningún precio es demasiado alto por el privilegio de ser uno mismo.


Muy interesante este post, me gustó.

Saludos desde el Mediterráneo.

Dulciblue dijo...

Definitivamente me encanto!

Que hermoso, el poder nacer de nuevo.

Todos somos parte de la madre tierra aunque aveces neguemos que nacimos de sus entrañas y que ella misma nos alimenta del seno de la vida que corre por su esencia.

Como hijos e hijas mal agradecidos (as) no burlamos de ella, escupiendole la cara con la contaminación ambiental y por si fuera poco nos importa un comino que este muriendo llevandose consigo todo el ecosistema de seres vivientes entre los que estamos incluidos "los hombres".

Muchos besos para ti viajero y mil gracias por dejar ver tu alma a traves de este espacio lleno de pequeños paraisos en un pais llamado República Dominicana.

Abbandon dijo...

De veras que me senti taaaaaaaaaaaaan identificado con esas sensaciones que describes veci que al leerlo me senti alla, no en macutico mas bien en el BAO la primera vez que fui... El macutico me llama mucho la atencion... Cuando haya algo para alla soporto caerle.

25 Estrellas para este escrito, Nubla la mente de cualquier excursionista y le brinda un viaje astral a ese lugar... ese paisaje que todos tenemos desde la punta de los cabellos hasta el lodo que se nos impregna en la suela de las botas. Cosas como esas nos dejan marcados y no solo por ese momento sino de por Vida, ahi encontramos a Dios.

- Se cuida veci, Excelente post. !

Pedro Genaro dijo...

Saúl, tremenda foto de tu amigo y tu escrito está magistral!!!

Jose A. Uribe dijo...

Mierquina Saul, me gusta como saliste a respirar desde tu profundidad.

Mi historia es parecida, mi nacimiento fue tambien en un viaje al pico cuando tenía 14 anos, me gradué de primero en Los Haitises como a los 20, luego de anos de latencia de naturaleza, pero en viajes de carrera de turismo, me reencontré con mi vocacion mucho mas fuerte, en El Tetero de Padre Las Casas.

Naciste en Macutico, bello lugar de donde considerarse ser oriundo, por todo lo que significa.

Saludo cimarronesco.

Joel M dijo...

Hola Saul...

Espero que tu post motive a otros jovenes a tomar la misma iniciativa que tu. Amemos la naturaleza y cuidemos nuestros patrimonios..

Gigi German dijo...

Yo tuve la oportunidad de ir al pico Duarte, y creeme, fue inspirador, llego a casa, con la sensación de que podria lograr todo lo que me propusiera.

Un abrazo, hermosa imagen.

Valentín dijo...

Aún no he ido al pico Duarte, creo que es uno de los pocos rincones o santuarios del pais que me queda por recorrer, de solo pensarlome da nostalgia; yo me considero "rurbano" y dentro de esta condición, está latente en mi el cuidado de la naturaleza desde que tengo recuerdos de mi niñez; el paisaje es deslumbrante.
Salu2! Saul.-

E.B. dijo...

El pico Duarte tiene ese efecto...
tengo que estar alerta, pues a veces no siento que me inundo tanto en su entorno y que intento despegar hacia sus vientos para llegar donde aun no he podido llegarle...

Esa inmensidad me vuelve tan pequena, tan sumisa ante su grandeza, tan grande por encontrarme en ese instante donde muchos no estan o no han llegado, tan privilegiada de tener vida para morir (dejando atras mi otra vida, lo que erroneamente he podido ser) y renacer (como si fuera otra segunda oportunidad de volverme una con ella y a traves de ella).

Es posible que a esto te refieras cuando dices haber nacido en Macutico... y creo entender el sentimiento que hace expresarte por encima del silencio.

Abrazos Saul,
y gracias...
gracias por recordarme que aun quedan caminos que recorrer.

Santa Claus dijo...

Que lindo lugar! jojojo cuando puedas visita mi blog para que te enteres de mas cosas que he hecho em Santo Domingo...
Gracias y espero respuestas!

Zantendeschia dijo...

Bendecido sea Macutico...
Agradecere eternamente a ese maravilloso lugar ke dio a luz uno de los seres mas importantes en mi vida.
Espero conocer tu progenitor.

Betsaa dijo...

Hey! Betsy acá. Necesito su autorización para "tagear?" esta entrada en mi blog, pero como de antemano sé que me vas a decir que sí, pues te comento solo para agradecerte :P.

Emanuel M. dijo...

TREMENDO POST! hehe como no sentirse asi... es algo indescriptible lo que un excursionista siente cuando esta conectado con la naturaleza... y cada lugar que pisamos nos marcan en cierto punto! Algo que no se olvida y algo para contar en un futuro.
No hay nada como el desconecte de la metropolis y la union con la naturaleza, cambio brusco pero bueno e impactante!

Anónimo dijo...

Saaul! tu ere Cool.. Yo creo que no me conoces, pero io si, jej!... Escribes muy bien, y tus fotos van mas haya de algo lindo. Yo se lo que se siente ^^. Como un viaje al cielo...

att: la infiltrada jiji,
asi me reconoses tal ves.